MONOGRAFICUS “A VISTA DE HIDE (II)”

Uno de los carnívoros más perseguidos por el hombre a lo largo de la historia ha sido el Zorro (Vulpes vulpes), no obstante es en la actualidad el mamífero carnívoro más abundante del planeta y se encuentra distribuido por todo el hemisferio norte, de modo que en Eurasia habita desde la Península Ibérica y el Norte de Marruecos hasta el Japón, por el Norte tiene el límite en la zona de los hielos, donde le sustituye el zorro ártico y por el Sur, en África, el zorro del desierto. En Norteamérica se extiende desde el Norte de México hasta el Ártico. Aunque también habita en Australia, se trata de ejemplares procedentes de una introducción que tuvo lugar a final del S. XIX para intentar combatir la plaga de conejos que sufría el continente, los que a su vez habían sido objeto de una previa reintroducción.

Y ha sido esta capacidad para sobrevivir, saliendo airoso de toda clase de peligros, la que más me ha llamado la atención de este astuto y listo animal, un auténtico príncipe de la supervivencia. Siempre despierto ante sus enemigos, que andan muy cerca, por lo que el raposo siempre está en alerta máxima.

Fue precisamente en una reciente jornada de caza fotográfica, que tuvo lugar el pasado 6 de junio, cuando al mirar por la tronera me percaté de la presencia, a menos de 5 metros de mi, de un zorro que bebía agua en la charca en la que yo estaba apostado a la caza fotográfica de cuanto de interés se pudiera poner al alcance de mi objetivo fotográfico, en una calurosa mañana de primavera. El animal no esperaba que allí, próximo a él, se encontrara su histórico y tradicional enemigo: el hombre, por lo que tan pronto se percató de mi presencia al oír el ruido que producía el obturador de mi cámara en la ráfaga de fotos con la que lo recibí, huyó del lugar.

Fueron unas brevísimas… pero intensas fracciones de segundo… en los que nuestras miradas se cruzaron, antes de que el zorro desapareciera con la misma rapidez con que apareció. Aunque no sin  que antes tuviera tiempo el zorro de beber agua y yo de dejar plasmado el fugaz encuentro e inmortalizada esa mirada de respeto a su tradicional e histórico enemigo, aunque yo no me considerara tal, pero claro ¡¡él no lo sabía!!

José Ángel Rodríguez

Fotógrafo de Naturaleza. Presidente de la Asociación Proyecto Sierra de Baza

 

Sobre J.Rubio

Joven aficionado a la fotografía. Colaborador de Homofotograficus.com